PlisPlan

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies.

¿Mi hijo come bien?

11 de Noviembre de 2016

Las madres actualmente desempeñan varios roles en la unidad familiar: como madre de familia, mujer exitosa en el trabajo, además de, planificar y coordinar la alimentación de sus niños junto con sus parejas, sin tener una adecuada cultura nutricional en la mayoría de los casos. En el pasado era la mujer la que desempeñaba en la mayoría de los casos la función de ahorro a la hora de hacer la compra y de variar los platos en el menú semanal pero gracias al acercamiento a la separación de tareas en el hogar el rol de la nutrición debe ser compartido por los reponsables de los pequeños.

Los progenitores, cuando el niño no se alimenta bien, deben tener capacidad de percibir que el niño no está desnutrido, ya que no está enfermo, esta alegre, está creciendo de acuerdo a los parámetros de su edad, altura, etc.

Sin embargo, una mala apreciación de los padres, pensando que su niño presenta insuficiencias alimentarias, termina por provocar un entorno de angustia, que a la larga afecta psicológicamente al peque, sin detenerse a pensar, que este evento, puede ser un capricho.

Cada día los niños se quedan más pequeños en la casa, donde la falta de supervisión, repercute en el control de la alimentación infantil, ya que los padres sus múltiples ocupaciones y malas priorizaciones, no tienen tiempo para dedicarse a preparar los alimentos adecuadamente y se ve en la necesidad de comprar, cualquier cosa fuera del hogar, recurrir a la comida precocinada, o los enlatados, repercutiendo negativamente en la alimentación de toda la familia y lógicamente en la del niño, por lo tanto, se debe invertir el tiempo adecuado para preparar comidas en familia, está claro que, la vida familiar influye de manera definitiva en los buenos o malos hábitos alimenticios del niño, puesto que, ellos imitan a sus mayores en todas sus actuaciones, en consecuencia, se debe propiciar un entorno afectivo y de mucha tranquilidad para asegurar, el desarrollo de buenos hábitos.


Nutricionista familiar