PlisPlan

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies.

5 hábitos para salvar el planeta

28 de Abril de 2016

La Tierra es nuestro único hogar. La contaminación y el uso irresponsable de los recursos naturales han puesto en peligro, como nunca, nuestra supervivencia. Se han hecho planes para salvar el planeta, y todos podemos hacer algo para lograrlo, incluso los niños. Hablemos de cinco hábitos que contribuirán a hacer esto posible:

1. Ahorra agua
El agua es esencial para la vida. Lamentablemente, todos los días se desperdician litros y más litros. ¿Habrá algo que puedas hacer para ahorrar agua? Desde luego, trata de no abrir los grifos a su máxima capacidad cuando te laves las manos, te cepilles los dientes o te bañes. Y si vas a ayudar a tus papás a lavar el carro, o vas a bañar a tu perro, no lo hagas con la manguera. Mejor utiliza un cubo.

2. Planta todo lo que puedas
Nuestro planeta tiene cada vez menos espacios verdes. Las plantas son importantísimas para la vida, nos dan alimento a todos los seres vivos y limpian el aire que respiramos. Así que, si tienes un jardín o unas macetas, ¡siembra la mayor cantidad de plantas que puedas! No solo cuidarás del ambiente, te divertirás al hacerlo.

3. Sigue la regla de las tres erres
Para cuidar de los recursos de nuestro ecosistema y contaminar menos, te animamos a aplicar estos tres planes: reduce, reutiliza y recicla. Evita comprar bebidas que se envasen en botellas de plástico, o guardar las compras del supermercado en bolsas de este mismo material. Si se te rompe un juguete o se te poncha un balón, trata de repararlo en vez de tirarlo. Separa el plástico, los metales, el cartón y el papel que vayas a desechar y llévalos a un centro de reciclaje.

4. Viaja en bicicleta
Los vehículos liberan gases que ensucian el aire. Para contaminar lo menos posible, viaja en bicicleta siempre que puedas. Además, es una actividad muy saludable.

5. Come frutas y verduras
Las golosinas, frituras y refrescos, generalmente se venden mucho entre el público infantil. Sin embargo, vienen en envolturas y envases de plástico, el cual ocasiona un gran daño al ambiente. Además, este no es un tipo de comida muy sana que digamos. De modo que si tienes antojo de algo entre comidas, come frutas y verduras. Son deliciosas, sanas, más baratas que la comida chatarra y no contaminan.


Rodrigo Núñez